Ibuprofeno para el dolor dental

Los primeros dientes de un niño salen aproximadamente a los 6 meses de edad (pueden adelantarse o retrasarse algunos meses y sigue siendo una dentición normal). Habitualmente los primeros en aparecer son los dos dientes frontales inferiores, también conocidos como los incisivos frontales inferiores. Luego de uno o dos meses les suceden los cuatro frontales superiores (incisivos frontales y laterales superiores). Aproximadamente un mes después, aparecerán los incisivos laterales inferiores (ubicados al lado de los dientes frontales inferiores).

Luego aparecen los primeros molares (las muelas que utilizamos para masticar la comida), y finalmente, los colmillos (los dientes puntiagudos en la mandíbula superior). La mayoría de los niños tendrán sus 20 dientes de leche al cumplir el tercer año de vida.

Cuando a un niño le salen los primeros dientes probablemente babee más y quiera morder objetos; las encías sensibles e hinchadas también pueden provocar molestias en el bebé. Mientras que en algunos niños la salida de los dientes no es un proceso doloroso, otros pueden experimentar breves períodos de irritabilidad, con episodios de llanto y patrones de sueño y de alimentación irregulares.

Normalmente la salida de los dientes no ocasiona fiebre, pero si tu bebé presenta una dentición incómoda y con fiebre, seguramente se deba a otro motivo y ante la duda, consultá a tu pediatra.

Cuando se produce inflamación o se siente dolor, en las células de los tejidos lesionados se liberan sustancias químicas que intervienen en la amplificación de la sensación del dolor, sensibilizando las terminaciones nerviosas encargadas de transmitirlo desde la periferia (nervios sensitivos) a nivel central (cerebro).

El Ibuprofeno inhibe la acción de estas sustancias químicas, calmando el dolor y disminuyendo la inflamación.